Electrocardiografia

El electrocardiograma (ECG) es una prueba en la que se estudia la función eléctrica del corazón mediante un registro gráfico de la misma. Es muy útil en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades cardiacas, tanto del perro como del gato.

Se trata de una prueba no invasiva, rápida y muy fácil de realizar, sin apenas molestias para nuestras mascotas. Por ello, la incluimos rutinariamente en muchos de los protocolos que realizamos en nuestro hospital, como por ejemplo en el chequeo geriátrico.

El electrocardiograma se aconseja realizar en las siguientes situaciones:

  • Sospecha de enfermedad cardiaca de cualquier tipo.
  • Auscultación de soplos o arritmias.
  • En episodios de síncopes o desmayos.
  • En enfermedades sistémicas que pueden provocar alteraciones electrolíticas.
  • En un chequeo rutinario o en un chequeo geriátrico.
  • En un chequeo previo a una anestesia general.

A veces es necesario complementar el electrocardiograma con una radiografía de tórax y/o un estudio cardiológico completo.

Pregunte a su veterinario, él le aconsejará lo mejor para su mascota.