¿PORQUE SON TAN ELEVADOS LOS SERVICIOS VETERINARIOS?

La gente a menudo comenta lo caro que es cuidar a sus mascotas. Otras personas comentan que es más caro llevar su mascota al veterinario que ir al médico. Entendemos que la cuestión económico es una preocupación y por ello intentamos mantener unos precios asequibles sin comprometer con ello la calidad de nuestros servicios.

Nos gustaría aprovechar la oportunidad para enumerar algunos de los factores que contribuyen al precio de los servicios veterinarios y a la percepción que la gente tiene de ellos:

  • Una visita a un hospital veterinario a menudo incluye el pago no sólo de la consulta veterinaria, sino también de las pruebas de diagnóstico, intervenciones médicas o quirúrgicas, prescripción de medicamentos, alimentos, etc. Puede parecer mucho a la vez. Hay que tener en cuenta que en Aragó, podemos tener los resultados de muchas pruebas diagnósticas en menos de 30 minutos; este tipo de procedimientos diagnósticos en medicina humana pueden llegar a tardar desde días a semanas para llevarse a cabo.
  • Una razón por la que a veces uno siente que está pagando más por el cuidado de la salud de su mascota que por su propia cuenta, es que puede que uno nunca tenga que pagar o incluso ver la factura de los propios gastos médicos y farmacéuticos que en su mayoría son pagados por nosotros a través de los seguros médicos. Por eso, es normal que las facturas veterinarias puedan parecer elevadas.
  • Los gastos generales necesarios para establecer, dirigir y mantener un hospital veterinario son realmente altos ya que incluyen personal de enfermería, peluquería, recepcionistas, veterinario las 24 horas, hospitalización de los animales controlada en todo momento, cirugías de urgencia, equipos hospitalarios y quirúrgicos de altas prestaciones, etc.

¿POR QUÉ NO PUEDEN LOS VETERINARIOS ASESORAR, DIAGNOSTICAR O PRESCRIBIR POR TELÉFONO?

Un veterinario a menudo no puede hacer un diagnóstico basandose en los signos clínicos observados por el propietario. Los signos clínicos externos pueden ser la presentación clínica de un número muy extenso de enfermedades. Por lo general se requiere como mínimo un examen físico completo para determinar la causa de los signos clínicos. Además puede ser poco ético y profesional prescribir medicamentos para un animal que no ha sido examinado físicamente por un veterinario.


SI MI VETERINARIO NO RESUELVE EL PROBLEMA DE MI MASCOTA, ¿PUEDO OBTENER UN REEMBOLSO?

Los honorarios cubren los procedimientos previstos en el animal, incluyendo un examen, las pruebas adecuadas, el tratamiento y la medicación. Algunos problemas pueden requerir un tratamiento a largo plazo o incluso de forma permanente. Desafortunadamente no siempre es posible conseguir una cura definitiva. Usted está pagando por un intento honesto para diagnosticar y tratar el problema de su mascota. No hay una garantía implícita en la recuperación de nuestros pacientes únicamente por el hecho de abonar los costes.

Hay que tener presente que si el tratamiento fracasa, porque la enfermedad es fatal e incurable, hay un coste añadido si el animal tiene que ser eutanasiado, ya que esto implica la administración de un eutanásico bajo la recomendación y responsabilidad del veterinario.