La desparasitación de nuestras mascotas

Prurito causado por Otodectes cynotismod

Prurito causado por Otodectes cynotismodQueremos inagurar nuestro blog con un aspecto fundamental en el cuidado de nuestras mascotas: la desparasitación.

La desparasitación debe formar parte de la rutina que compartimos con ellos desde el primer momento, para comprender hasta qué punto es importante haremos un recorrido por los distintos parásitos que pueden afectar a nuestros animales y las graves consecuencias que puede tener la falta de tratamiento.


 

 PARASITOS INTERNOS

Existe una gran cantidad de especies diferentes de gusanos que pueden parasitar a nuestras mascotas. Principalmente existen dos grandes grupos: los nematodos conocidos como gusanos redondos, y los cestodos tambien llamados gusanos planos. Hay que tener en cuenta que no afectan únicamente a nivel digestivo, algunos endoparásitos son capaces de infestar los pulmones y el corazón. Todos estos parásitos internos son potencialmente peligrosos para la salud de nuestras mascotas e incluso para la de las personas.

Los cestodos, donde se incluyen las famosas tenias, pueden afectar a perros de cualquier edad, siendo menos comunes en cachorros que en perros adultos. La presencia de cestodos es relativamente fácil de detectar. Los segmentos de tenias que contienen huevos se desprenden y se unen alrededor del ano donde se aprecian como granos de arroz. Las pulgas juegan un papel importante en la transmisión de las tenias ya que las larvas de pulga pueden ingieren los huevos de las tenias. Una vez la pulga es adulta puede ser ingerida por el perro o gato al morderse la piel e infectarse por el cestodo. La prevención de la reinfección de cestodos dependerá en un buena parte del control de la población de pulgas.

Los nematodos son prácticamente universales en los cachorros. Pueden transmitirse directamente de un perro a otro por contaminación fecal, casi imposible de evitar. Una alta proporción de cachorros en realidad nacen infectados por gusanos redondos, transmitidos a través del útero de la madre. Estos gusanos que habían permanecido latentes en los tejidos de la madre se activan por las hormonas producidas durante la gestación, circulan por el torrente sanguíneo de la madre y pasan a las crías. Una de los principales riesgos en animales jóvenes es la desnutrición por una parasitosis intestinal severa, donde los gusanos se alimentan de los nutrientes que ingiere el animal.

D. caninum ex dog. Given by Peter Schantz

D. caninum ex dog. Given by Peter Schantz

Dirofilaria immitis en el corazon cestodo transmitido por mosquitos

Nematodos en intestino

 La probabilidad de que un animal se vea parasitado viene determinada por varios factores:

  • Edad: Los cachorros, gatitos y animales viejos tienen un riesgo superior.
  • Estado fisiológico: Tanto las perras como las gatas gestantes pueden transmitir parásitos a su descendencia.
  • Salud: El estado de salud y las infestaciones por ectoparásitos pueden desencadenar y/o empeorar una parasitosis.
  • Ambiente: Los perros y gatos procedentes de perreras, que viven o pasan buena parte del dia en el exterior, que puedan tener contacto con otros animales y los perros de caza, pueden tener un riesgo superior de adquirir parásitos.
  • Nutrición: El acceso a roedores, moluscos, pescado y carne crudos son un riesgo de infección.
  • Viajes: Los perros que han vivido en otras areas geograficas o que viajan pueden tener un riesgo superior de adquirir infecciones que ocurren en dichas áreas.

Medidas preventivas:

  • Todos los huevos de los cestodos y nematodos son muy resistentes en el medio ambiente y pueden sobrevivir en la arena varios meses o años. Por ello es importante mantener unas medidas de higiene, como retirar regularmente las heces de las mascotas para reducir la contaminación ambiental.
  • Las mascotas deben alimentarse con dietas comercializadas o comida cocinada para impedir las infecciones por parásitos transmitidos por la carne cruda.
  • No debe permitirse que tengan acceso a roedores, carne crudaca o vísceras y deben disponer siempre de agua fresca y potable.
  • Controlar las enfermedades parasitarias mediante el control y tratamiento de vermes y ectoparásitos. Aunque el riesgo de padecer algunas parasitosis es mayor en los cachorros o gatitos jóvenes, las infecciones por parásitos no están estrictamente relacionadas con la edad, y por tanto el riesgo es contínuo. Por ello, hay que hacer un control antiparasitario adecuado a todos los perros y gatos a lo largo de toda su vida.

PARÁSITOS EXTERNOS

Existen varios parásitos externos que pueden afectar a los animales de compañía, los más famosos són las pulgas, las garrapatas y los mosquitos. A parte de la incomodidad que supone para nuestra mascota tener ectoparásitos, éstos pueden provocar cuadros de alergia e incluso la transmisión de enfermedades que puden llegar a comprometer la vida del animal.

Los parásitos externos son importantes porque:

  • Pueden causar lesiones cutáneas.
  • Pueden inducir una respuesta inmunopatológica.
  • Pueden transmitir agentes patógenos.
  • Pueden producir enfermedades a los propietarios.
  • Las lesiones cutáneas pueden favorecer infecciones secundarias por bacterias o por hongos (Malassezia spp).

A continuación se detallan los ectoparásitos más frecuentes.

Pulgas:

Las pulgas son insectos sin alas y aplanados lateralmente que se alimentan de sangre en su fase adulta. Son relativamente frecuentes en las mascotas ya sean gatos, perros o pequeños roedores, son con diferencia el parásito externo más común. Con frecuencia pueden picar también a los propietarios. Los huevos y los estadios inmaduros se encuentran en el medio ambiente próximos al animal sobre el que se alimentan los adultos: suelo, cama, alfombras… Además de la reacción normal a la picadura, las pulgas pueden causar una dermatits alérgica en animales sensibilizados. La dermatitis alérgica por picadura de pulga produce tanto picor que llegan a aparecer heridas por rascado que puden infectarse por bacterias o levaduras. Hay que tener en cuenta que las pulgas puden ser vectores de enfermedades cómo la rickettsiosis, bartonellosis (enfermedad del arañazo del gato) y de cestodos.

Pulga Ctenocephalides felismod

Garrapatas:

Las garrapatas son parásitos en todas sus fases de desarrollo. Al igual que las pulgas son chupadores de sangre. Se alimentan exclusivamente de sangre de forma temporal, pudiendo pasar de unos días a varias semanas prendidas del hospedador. Las hembras pueden aumentar su peso hasta 120 veces y medir hasta un centímetro de longitud después de ingerir sangre para poder hacer la puesta de huevos. Cuando queremos quitar una garrapata firmemente fijada a la piel de nuestra mascota tenemos que tener cuidado en no dejar la cabeza del parásito clavada en la piel ya que puede desencadenar en una infección. La transmisión de patógenos pueden producirse a través de la saliva cuando la garrapata se alimenta, o más raramente, después de que los animales ingieren la garrapata. Hay que tener en cuenta que una garrapata puede albergar más de un patógeno. Algunas de las enfermedades que puden transmitir son: babesiosis, hepatozoonosis, bartonellosis, borreliosis (enfermedad de Lyme), ehrlichiosis, rickettsiosis y filariosis.

Garrapatas en perroRhipicephalus sanguineus esperando adherirse a un huespedmod

Piojos:

Afortunadamente, la infestación de piojos es poco común en gatos y perros, pero unas malas condiciones de salud hacen susceptibles a los animales. Los signos reveladores son algunos arañazos inducidos por el picor, por lo general no muy excesivo.

Flebotomos:

En Europa, sólo las especies del género Phlebotomus (también conocidos como “beatillas”) tienen importancia en medicina veterinaria y su área de distribución es la región mediterránea. Són los vectores del protozoo Leishmania infantum causante de la leishmaniosis canina transmitida mediante la picadura de flebotomos. Evitar que los flebótomos piquen a nuestras mascotas es la mejor manera de prevenir la leishmaniosis.

Phlebotomus perniciosus vector de la leishmaniosismod

Mosquitos:

La mayoría causan molestias tanto en los animales como en los humanos, pero algunos tienen además un papel relevante como vectores de varios patógenos importantes. En Europa se conocen más de 70 especies vectores potenciales de los “gusanos” del corazón. Son nematodos endoparásitos de importancia clínica en perros y gatos.  Afortunadamente en las Islas Baleares es poco frecuente. Hay que vigilar aquellas mascotas que viajan.

Ácaros:

La sarna es una enfermedad cutánea causada por los ácaros, un parásito externo microscópico que vive y se reproduce en la piel de nuestras mascotas. Lo primero que notamos es el picor extremo que sufre el animal y la alopecia o falta de pelo que les produce. La infestación de ácaros es muy contagiosa. Los principales ácaros que afectan a nuestros animales son:

  • Sarna demodécica o demodicosis: Producida por Demodex canis, ácaro que se encuentra de manera normal en los folículos pilosos. Su transmisión se da por contacto directo de la madre a los cahorros lactantes. La transmisión en si no produce la enfermedad, para darse la enfermedad hace falta un aumento significativo de ácaros en el foliculo piloso. Cursa con picor variable y alopecia.

Acaros de la sarna demodecicamod

  • Sarna sarcòptica: El ácaro responsable es Sarcoptes scabiei. Afecta a perros de todas las razas y edades, se contagia normalmente por contacto con otros perros. El ácaro pasa todo su ciclo encima del animal donde realiza túneles en la epidermis para depositar los huevos. Las lesiones en el pabellón auricular y en los codos son muy sugestivas de sarna sarcóptica. Los signos clínicos que observamos son granos, alopecia, enrojecimiento de la piel, costas y un picor muy evidente.

Sarcoptes scabiei

  • Sarna notoédrica: Enfermedad muy contagiosa producida por Notoedres cati, seria el equivalente de la sarna sarcóptica del perro pero en el gato, con la diferencia de que las lesiones se localizan principalmente en la cara. Produce un picor intenso.
  • Sarna otodéctica o otoacarosis: El ácaro causante de esta enfermedad tambien muy contagiosa es el Otodectes cynotis. Afecta principalmente al gato y se localizan en el oido. Su presencia  produce una reacción de hipersensibilidad con picor variable. Normalmente los pacientes presentan otitis externa con una secreción que recuerda al cafe molido
  • Queiletielosis: Enfermedad cutanea que afecta a perros y gatos producida por Cheyletiella blakei, un ácaro muy contagioso que incluso puede pasar a los propietarios. Es frecuente en animales que provienen de criaderos o perreras. El animal suele presentar caspa y un picor variable.
Samsung Techwin

Samsung Techwin

Existen diferentes tipos de antiparasitarios y con distintas presentaciones. En Aragó Hospital Veterinari disponemos de un amplio abanico, desde pipetas, collares, sprays, comprimidos… Acércese y pregúntenos cual es el antiparasitario que mejor se adapta a las necesidades de tu mascota.